Skip to content

FIMA recibe a las mujeres Mojaneras para contar su historia de cómo restauraron sus humedales

Con más de 3000 visitantes en el stand del PNUD, la Feria Internacional del Medio Ambiente realizada entre el 14 y el 17 de junio fue el espacio para que Juana Madariaga y Narciza Miranda, mujeres mojaneras que lideran procesos de restauración, les contarán a los colombianos su visión de cómo la restauración empodera a las mujeres:

¿Por qué las mujeres estamos restaurando la Mojana? 

Hemos vivido los efectos del cambio climático:

Sus impactos nos afectan a todos-as, pero a las mujeres de manera significativa, en tanto somos nosotras las encargadas de cuidar el hogar, estos impactos generan perdida y daños en nuestras viviendas, que deterioran nuestra calidad de vida, cuando hay inundaciones el deterioro de las viviendas, la humedad y las limitaciones que traen las inundaciones generan enfermedades y escases. Estas situaciones nos generan problemas emocionales como tristeza y frustración por no contar en el territorio con los servicios necesarios para entender a nuestras familias.  Somos las mujeres, que tenemos que lidiar en la casa, con estas situaciones.

Ustedes se preguntarán y esto que tienes que ver con la restauración, si nosotras y nosotros los Mojaneros logramos recuperar las funciones naturales de las ciénagas y zapales y caños, reducimos el impacto de las inundaciones, por tanto, las inundaciones, vuelven a ser para la Mojana lo que fueron, fuentes de abundancia de comida, peces y productividad.

Esta recuperación del humedal, también nos evitará sufrimientos cuando llegue la sequía, dado que si las ciénagas, los caños y los zápales, vuelven a recuperarse, en el verano tendremos agua para producir alimentos, agua para nuestros animales y para nosotras y nuestras familias.

Esto evitará que tengamos estrés y preocupaciones por las perdidas, tendremos un ambiente sano para criar a nuestros hijos e hijas y podremos vivir en nuestras comunidades con bienestar y evitar acrecentar la brecha de la pobreza.

¿Qué otros beneficios hemos obtenido de participar en la restauración? 

Nuestro espacio dejo de ser limitado a la casa y ahora ocupamos un espacio en la comunidad, ahora participamos en las decisiones comunitarias, nos hemos organizado entre nosotras, trabajamos en colaboración con otras mujeres y con hombres también. Ahora si somos COMUNUNIDAD…

Nos estamos formando, hemos tenido la oportunidad de estar en muchas capacitaciones y hasta algunas de ir a la universidad, esto nos ha permitido romper con patrones machistas en la comunidad, los hombres han ido entendiendo que las mujeres tenemos derechos y que esto no representa una amenaza para ellos, si no una oportunidad para las familias, hemos aprendido cosas nuevas y también hemos compartido nuestros conocimientos, que también son importantes para la ciencia y para la humanidad. Ahora somos la inspiración de nuestras hijas e hijos, que nos observan y reconocen como mujeres poderosas, aunque el único poder que tenemos está en nuestras manos que labran y cuidan la tierra, en nuestras mentes que guardan el conocimiento de nuestras abuelas y abuelos y en nuestro corazón que anhela para ellos y ellas un futuro lleno de dignidad.

¿Qué retos tenemos?

  • Tener espacios como estos para que nuestras voces sean escuchadas, que no nos dejen solas en esta tarea de recuperar a la Mojana, porque esto no solo lo hacemos por nosotras, lo hacemos para este país.
  • Que los gobiernos locales y a las autoridades ambientales se nos unan esta tarea, que haya un compromiso honesto y sincero de todos los actores para que podamos enfrentar el deterioro ambiental que se vive en la Mojana.
  • Consolidar nuestra red de restauradoras y restauradores de la Mojana.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *